El té de Artemisia annua es mas potente que la cloroquina

Recientes resultados obtenidos en la Universidad AlQuds en sociedad con IFBV- BELHERB de Luxemburgo, muestran que la infusión recién preparada de Artemisia annua es más potente que la cloroquina en la inhibición de la formación de la beta-hematina (hemozoína). El eritrocito infectado del parásito de la malaria genera grandes cantidades de hemo tóxico que tiene que tiene que hacer que sean inocuas por polimerización en hemozoína. El mecanismo de la quinina y todos sus derivados, cloroquina, amodiaquina, opera inhibiendo esta cristalización de la hemozoína.

En previos trabajos el profesor Mutaz Akkawi (Malaria Journal 2012, 11-suppl.p3) ha mostrado que extractos de Salvia officinalis también inhiben la formación de hemozoína. El extracto de Artemisia sieberi que crece en Palestina también se comprobó que tiene propiedades simi-lares. Más recientemente el efecto más inhibidor fue mostrado por infusiones de Artemisia annua como las que beben miles de personas en China, África, y Sudamérica. En este trabajo de investigación también se pudo demostrar que es esencial preparar las infusiones poco antes de ser bebidas más que trabajar con extractos.

Fue un descubrimiento sorprendente de la Universidad AlQuds que los extractos liofilizados, aun cuando se guarden en recipientes de vidrio herméticos, pierden su potencia durante las semanas. Este también es el caso para otras mo-léculas aisladas como el artesunato (S Houzé et al, J Clin Microbiol. Aug. 2007, 2734.2736) y podría tener un impacto no sólo sobre el resultado del tratamiento sino también sobre los resultados in vitro con extractos envejecidos.

También ha sido sorprendente el hecho de que el poder inhibitorio beta-hematina de las infu-siones frescas parece aumentar con la dilución de la infusión. Esto está eventualmente en línea con resultados in vitro obtenidos sobre pacientes en la R.D. del Congo donde cápsulas que contenían hojas pulverizadas de Artemisia annua de Luxemburgo con 0,1% de artemisinina parecen tener una tasa de curación más alta que las cápsulas con gran cantidad de hojas de artemisinina del híbrido A3. No tiene que desecharse que es necesario considerar un efecto hormético y que un alto contenido de artemisinina no es necesariamente lo óptimo. O que hasta la Artemisia apiacea y la Artemisia afra, que no contienen –o muy poco- de artemisinina son fuertes antimaláricos.
La literatura científica es pobre en trabajos de investigación que tratan con inhibición beta-hematina, excepto los ‘papers’ que tratan de la quinina y sus derivadas cloroquina y amodiaqui-na. Sin embargo se hizo un extenso trabajo en la Universidad de Barodia, India, en 2012 (Tesis PhD, Soni Sanketkumr Chandrakant). Esta investigación confirma al nexo entre las propiedades antimaláricas y la inhibición beta-hematina. El quercetin, un flavonoide hallado en muchas hierbas medicinales tienen un IC50 mucho más bajo que la cloroquina para la inhibición beta-hematina. La sinergia entre los diferentes flavonoides fue extensamente estudiado en esta tesis. En todos los casos la combinación de varios flavonoides reforzaron las propiedades antimaláricas. Ello está en línea con los resultados de AlQuds donde ahora concentraremos nuestros esfuerzos en los constituyentes individuales del Artemisia annua y sus combinacio-nes.

Y todo esto confirma al importante trabajo publicado en Diciembre 2012 por Pamela Weathers del Instituto Politécnico Worcester (MA Elfawal et al., PLoS One, 2012, 7-12, e2746). Toda la planta seca de Artemisia annua tienen una propiedad superior como antimalárico cuando se lo compara con la artemisinina pura. Los beneficios sinérgicos podrían derivarse de la presencia de otros componentes antimaláricos en la Artemisia annua.

Pierre Lutgen Mutaz Akkawi
IFBV-BELHERB AlQuds University

Étiquettes : , ,


%d blogueurs aiment cette page :